lunes, 15 de julio de 2013

VIVA MARÍA, VIVA EL CARMELO, VIVA EL ESCAPULARIO, PRENDA DEL CIELO

Son muchísimos los pueblos que en toda la península celebran el día 16 de julio la fiesta de la Virgen del Carmen, es una devoción profundamente arraigada que cuenta con innumerables cofradías aun activas que estos días organizan novenas y diversos cultos en torno a esta devoción basada en la Virgen María y en la protección de un trozo de tela que recibe el nombre de escapulario, que según la tradición la Virgen entregó a San Simón Stock en el monte Carmelo. De ahí el origen de la orden contemplativa de los carmelitas, pero ante todo hay que entender en este caso que el escapulario es difundido por todas las órdenes, los monjes lo llevan como parte de su hábito. Por otro lado está la devoción popular difundida por los carmelitas y cuyos cultos están basados también en la remisión de las almas del purgatorio, especialmente a partir del siglo XVII empieza a abundar esta devoción, que juntamente con otras toma lugar, especialmente basadas en los cultos a santos que llevan al Niño Jesús, como San José o San Antonio de Padua entre otros tantos. En España tomaron mucha fuerza también durante la década de 1920 y las misiones y más aún después de la Guerra Civil, por ello casi todas las parroquias de las ciudades y de los pueblos tienen una cofradía del Carmen, si no es su imagen, y también fue tomada por los marineros y personas dedicadas al mar como símbolo de protección, es la Stella Maris (Estrella del Mar), pero esta devoción es más antigua y fervorosamente celebrada en los lugares de costa. 

Las siguientes fotografías (Para verlas en grande hay que pinchar sobre ellas) son parte de una hoja en la que está escrita la canción popular dedicada a la Virgen del Carmen y que es ampliamente conocida en toda Castilla. En este caso, fue impresa en la imprenta de El Henar en el año 1939. Todos los días en muchas de las iglesias se canta el estribillo y una de las estrofas que explican la protección de la Virgen y el escapulario. 

Miguel Herguedas 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada